1-Equivocarse con el tamano del sofa

Este puede ser el error más común de todos. Esto sucede cuando no mides tu espacio o el sofá o, a veces, descuidas ambos. No te dejes guiar por el tamaño del sofá en la tienda. Un sofá puede parecer engañosamente pequeño en una sala de exposición, pero podría terminar siendo demasiado grande para su habitación o no poder pasar por las puertas, por lo que no medir su espacio o su sofá puede crear muchos problemas. Además de medir el tamaño de su espacio, preste atención a la escala. Tu sofá debe tener la misma escala que el resto de tus muebles para que no parezca demasiado grande o demasiado pequeño junto al resto.

2 – No entender el mullido y proporción que debe tener tu nuevo sofa

Así como su sofá no debe ser demasiado grande ni demasiado pequeño para su espacio, tampoco debe ser demasiado grande ni demasiado pequeño para usted. Si es alto, asegúrese de que el asiento sea lo suficientemente profundo como para permitirle sentarse cómodamente. Si no es muy alto o tiene problemas en las rodillas, busque un asiento poco profundo que le permita levantarse fácilmente. Siempre que sea posible, no compre un sofá sin antes probarlo. Siéntese, acuéstese, pruébelo como lo usaría en casa. Si te gusta dormir la siesta en tu sofá, asegúrate de que los brazos tengan la altura adecuada. Asegúrese de que los cojines y el respaldo sean tan suaves o firmes como necesites.

3 – No elegir el estilo correcto de sofá o sillon

Tu sofá debe coordinar con el estilo del resto de sus muebles. Debe ser uno con el que vos te sientas cómoda, no solo estéticamente, sino también de cómo funciona ese estilo en particular para vos y tu casa. La forma en que funciona el sofá se puede determinar probándolo, pero observa detenidamente el diseño para evitar comprar algo que esté completamente fuera de lugar en tu hogar.

Cada hogar tiene un estilo predominante, y si compras un sofá que no lo acompaña, podría ser una monstruosidad importante a menos que seas especialmente hábil para fusionar diferentes estilos. Si desea estar seguro, preste mucha atención a cómo se vería su sofá alineado con el resto de sus muebles.

4 – Equivocarse con la elección de tapizados

Seleccionar la tela incorrecta para su sofá puede ser un error costoso. Elegi el tapizado según cómo se usará el sofá y dónde lo colocará. Si está comprando su sofá para un área de su hogar que se usa mucho, una tela o color delicado se destruiría incluso antes de que haya tenido la oportunidad de disfrutarlo. Seleccionar el color incorrecto para su tela también puede ser un grave error. Elija siempre un color que le guste y con el que pueda vivir. No elijas colores basados ??en tendencias o simplemente por capricho. Tendrá que vivir con esa elección de color durante años. Nosotros podemos asesorarte en que color y que tipo de tapizado es el mejor para tu necesidad.

5- Comprar un sofá de mala calidad

Sin duda, siempre hay que tener en cuenta el presupuesto, pero invertir un poco mas y comprar un sofá de buena calidad garantiza que no tendrás que reemplazarlo en un par de años. Comprar un sofá de buena calidad te permite ahorrar dinero a largo plazo. Compre la mejor calidad que pueda pagar, ya que comprar un sofá de mala calidad significa que este perderá su forma, apariencia y su comodidad con bastante rapidez, a veces en cuestión de meses. Un marco construido con mala calidad también puede hacer que se rompa o afloje, y tendrás brazos que se mueven y respaldos que no están firmes.